24 de julio de 2014

Cómo leer una revisión sistemática o un metanálisis y aplicar esos resultados en el paciente


Actualmente se considera que el mayor grado de evidencia científica del cual disponemos para tomar decisiones clínicas o quirúrgicas son los metanálisis y las revisiones sistemáticas. Este interesante artículo publicado en JAMA (click en la imagen para ir al resumen en Pubmed) es una "Guía del usuario de literatura médica". 


La traducción del resumen es la siguiente:

"Las decisiones clínicas deben basarse en la totalidad de la evidencia disponible, y no sólo los resultados de los estudios individuales. Cuando los médicos aplican los resultados de una revisión sistemática o un metanálisis para la atención de un paciente, deberían comenzar por la evaluación de la credibilidad de los métodos de la revisión sistemática, es decir, el grado en que estos métodos podrían estar protegidos contra resultados engañosos. La credibilidad depende de: si la revisión abordó una pregunta clínica sensible; incluyó una búsqueda bibliográfica exhaustiva; demostró la reproducibilidad de la selección y evaluación de los estudios; y presentó los resultados de una manera útil. Para las revisiones que sean lo suficientemente creíbles, los médicos deben decidir sobre el grado de confianza en las estimaciones de que las pruebas lo justifican (calidad de evidencia). La confianza depende del riesgo de sesgo en el cuerpo de la evidencia; la precisión y la consistencia de los resultados; si los resultados se aplican directamente al paciente de su interés; y la probabilidad de un sesgo de información. La toma de decisiones compartida requiere la comprensión de las estimaciones de la magnitud de los efectos beneficiosos y perjudiciales, y la confianza en estas estimaciones."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias!